10 de enero de 2012

Emocionarse con las emociones

Tras leer acerca de la educación emocional y encontrar experiencias como las que encontré en el blog http://www.silvina-porelcaminodelasemociones.blogspot.com/ me "emocioné con las emociones" y decidí transportar a los niños al lugar que me encontraba yo... un lugar donde hablar de lo que uno siente es algo necesario, permitido, natural y esperado.

Así rescaté cuentos de mi estantería e hice mías algunas actividades del blog de Silvina que me parecieron perfectas para hacer en clase: el reloj de las emociones, el panel de normas y los corazones de los sentimientos.
- El reloj de las emociones: colocábamos la flecha en una u otra emoción, en función de las situaciones y sentimientos que estaba atravesando el personaje del cuento que estuviéramos contando. A los niños les encantaba ser ellos los que decidían qué emoción primaba en cada ocasión, así que tuvimos que decidir que el que colocaba el reloj era el encargado del día, para evitar disputas.
   
- El panel de las normas:clasificamos acciones que nos ponen alegres y acciones que nos ponen tristes. (pegar nos pone tristes, compartir nos pone alegres, gritar nos pone tristes, etc.). Lo bueno de esta actividad fueron las nuevas aportaciones de los niños que se salían de las propuestas iniciales; así añadimos por propuesta de los alumnos: sacarse mocos, romper las cosas (que decidieron que lo colocaríamos en "triste") y reirse entre otras...
- Los corazones de los sentimientos: cada corazón lleva pegado una fotografía de una expresión recortada de una revista (triste, contento, enfadado). Cada tarde en el encuentro después del patio nos preguntábamos ¿cómo me siento hoy? Los niños elegían el corazón de la expresión que se ajustaba más a cómo se sientían y explicaban por qué. A veces los adultos pecamos en subestimar a los niños... no esperaba yo encontrar tal cantidad de sentimientos y emociones en personas tan menudas: celos, rabia, miedo, sorpresa, empatía... y ellos mismos sabían explicar lo que era y cuándo lo sentían ("cuando mi papá está con mi mamá y no me hace caso", "cuando mi mamá le da besos a mi hermano", "eso también me pasa a mi...".


Las emociones nos daban para mucho... aparecían en cualquier sitio y nos ayudaban a expresarnos y a comprendernos los unos a los otros. Nos han aportado paz y a la vez nos han hecho vibrar. Desde luego los objetivos que nos propusimos se vieron superados con creces...






9 comentarios:

  1. Vaya...vaya...qué emoción, qué alegría y qué de todo!!!! Me encanta poder ser útil con mis pequeñas aportaciones prácticas , ya que ya sabes que eso de unir teoría-práctica cuesta bastante.
    Felicitaciones ! y seguro que tus peques han disfrutado mucho, porque expresarse es tan importante y a su vez disfrutas tú escuchándolos...
    Nos seguimos viendo en el camino de las emociones
    Silvina

    ResponderEliminar
  2. Solo darte las gracias por tus ideas, que resultaron muy bien :) seguimos en contacto emocional!! muaks!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por compartir estas fabulosas ideas. Un emocionante descubrimiento que será muy útil en nuestro aula de infantil. Un abrazo.

    http://auladeinfantil-carmen.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Que ideas más geniales!!!
    Gracias por compartir.
    Acabo de conocer tu blog y me hago seguidora.

    Saluditos especiales y buen fin de semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por seguirme! yo me estoy metiendo en tus sitios web. Es una pasada todo lo que tienes :) te seguiré por facebook y por los blogs con sumo gusto!!! Compartamos!!!!

      Eliminar
  5. Está estupendo, llevaba tiempo buscando buenas ideas para trabajar las emociones con los nenes, me ha encantado!

    ResponderEliminar
  6. ¡Unas actividades muy útiles para trabajar la educación emocional!

    ResponderEliminar

Deja tu opinión...