27 de mayo de 2018

Los niños pequeños y las tecnologías.



fotografía extraída de EL PAÍS.
Cada vez más familias añaden  en las rutinas de sus hijos ver vídeos cada día, usar pantallas antes de dormir, utilizar tablets o móviles mientras comen, o utilizan la exposición a pantallas para entretenerles o para calmarles (¿quién no ha visto en un restaurante a un niño mirando un móvil o tablet totalmente ajeno al evento familiar? ¿o en el médico? ¿o cuando tienen alguna rabieta? por poner algún ejemplo).

Otro tema es cómo nos auto-engañamos con ciertos vídeos, aplicaciones o programas que deducimos que son "educativos" solo porque repiten contenidos curriculares (colores, números, letras, lengua extranjera...son lo más extendido).


A mi parecer, y bajo la experiencia que estoy teniendo en las aulas en los últimos años, el mayor problema no es solo que los niños tengan sobreexposición a pantallas, sino además, LA EDAD DESDE QUE LES EXPONEMOS A ELLAS, y las consecuencias que se ven claramente: dificultades en la atención, retraso en la capacidad comunicativa, falta de exploración natural y de la capacidad de asombro (fundamental para el aprendizaje), impulsividad motriz, e incluso alteraciones en el aprendizaje de la lengua materna cuando en ciertos casos los padres creen que la exposición a vídeos en otro idioma va a favorecer el bilingüismo (sin ser una familia bilingüe).
Debido a todo esto en España ya se están incluyendo preguntas a los padres al respecto durante las revisiones pediátricas debido a las consecuencias que se empiezan a vislumbrar (para ver más al respecto pincha aquí--> http://portal.scptfe.com/wp-content/uploads/2014/12/Canarias-pedia%CC%81trica-38-vol-3-6.c.pdf )

Busquemos algunos datos por la red para ubicarnos:

  • Siete de cada diez niños y niñas españoles (71%) comen al tiempo que ven la tele o manipulan una pantalla táctil o el móvil. "El teléfono móvil, la televisión y cualquier tipo de pantalla táctil deben aparcarse durante la comida, porque impiden disfrutar de las texturas y sabores de los alimentos. Además, no permiten la conversación familiar y anulan cualquier posibilidad por parte de los progenitores de inculcar a sus hijos e hijas hábitos saludables a la mesa (extraído de HERALDO).
  • Un nuevo estudio, publicado en el último número de la revista "JAMA Pediatrics", revela que la mera presencia de un dispositivo móvil en el ambiente de sueño al acostarse, y sobre todo su uso, aumenta el riesgo de cantidad inadecuada de sueño, mala calidad del sueño, y una excesiva somnolencia diurna al día siguiente en niños (extraído de BESBÉS Y MÁS).
  • La Academia Estadunidense de Pediatría (AAP) asegura que la costumbre de los padres de apoyarse en las pantallas de medios de comunicación para entretener a los bebés y niños pequeños se fortalece y extiende con perjudiciales consecuencias. Un estudio de la academia confirmó que muchos programas de video para bebés y niños pequeños que se comercializan como "educativos" carecen de un contenido compatible con esa promoción, y que solo pueden ser educativos si se entiende el contenido y el contexto del video, lo cual sucede entre niños mayores de dos años. Además, ratificó que el tiempo de juego no estructurado es más valioso para el desarrollo del cerebro que los medios electrónicos. "Los niños aprenden a pensar creativamente, resolver problemas y desarrollar habilidades de razonamiento en edades tempranas a través del juego libre, que también les enseña cómo entretenerse". (extraído de mvsnoticias).

Dalton Coyle escribió en la revista digital Time Magazine que “la vida digital de nuestros niños les está convirtiendo en criaturas muy diferentes a nosotros, y no necesariamente para mejor”.
Y es que actualmente los niños pequeños están expuestos a las pantallas electrónicas desde los 6 meses, mientras que en los años 70 no se exponía a los niños a la televisión hasta los 2 años de edad.
Según recientes estudios estadounidenses, la mayor parte de los padres de los niños, no están preocupados por el uso que sus hijos pequeños hacen de los medios de comunicación; sin embargo existen multitud de posibles problemas del uso de las pantallas:

- Problemas en el desarrollo del lenguaje: algunos estudios han descrito que ciertos programas educativos (solo los de calidad) son beneficiosos para los niños mayores de 2 años, pero NO para los niños menores de 2 años. 

- Problemas de sueño: los estudios comienzan a mostrar una asociación entre el uso de pantallas y problemas para dormir que están relacionados con la cantidad de tiempo que los niños usan las pantallas, y la hora a la que están en contacto con ellas (mayores problemas si se usan de noche). 

- Problemas en el desarrollo cerebral: una exposición excesiva con las pantallas estaría limitando la interacción social del niño con los demás. El cerebro está diseñado para hacernos eficaces en entornos socialmente interactivos, por lo que la implicación excesiva con las tecnologías inhibe la curiosidad y la exploración natural de los niños. 

- Problemas de atención: la investigación sugiere que el uso de los medios digitales podría tener un efecto sobre las habilidades de atención, provocando un aumento de la hiperactividad y dificultad para concentrarse. Además esto puede revertir en un rendimiento académico más bajo posteriormente. 

- Problemas de visión en los niños: tensión ocular, ojos rojos, secos o irritados, visión borrosa o fatiga ocular, dolor de cabeza. 

- Afecciones en el desarrollo físico: dificultades en el desarrollo de capacidades sensoriales, motoras, dolores de espalda, cuello y hombros, etc. Además al restarle tiempo al juego y a las actividades físicas puede aparecer obesidad y afectar al desarrollo del movimiento. 
 
¿Qué nos aconsejan los estudios?(Academia Americana de Pediatría).

- Hacer un uso CERO de las pantallas durante los dos primeros años de vida del niño. 

- Evitar entretener a los bebés y niños pequeños con pantallas. En los momentos en que los padres no puedan sentarse con su hijo para participar activamente en su juego, es mejor plantearles situaciones de juego independiente donde puedan entretenerse solos (bloques de construcción, colorear en papel en blanco, cochecitos, muñecos, animales…). 

- No poner un televisor en la habitación del niño. 


- Limitar el uso que hace la familia de los medios de comunicación delante de los niños. Si los padres reducen el propio uso de las pantallas en presencia de sus hijos, probablemente los niños no las querrán usar.

 Si a pesar de todo lo expuesto sigues pensando en utilizar pantallas con los niños: unos consejos para usar las pantallas de manera responsable.

En el caso de que decidamos dejar que los niños las utilicen, debemos tener una estrategia de uso para usarlas de manera saludable:

- Entre los 0 y 2 años lo mejor es no permitirles ningún uso de las pantallas.
- Entre los 3 y 6 años deberían tener menos de 1 hora diaria ante las pantallas.
- Cuando se utilicen pantallas verlas juntos interaccionando con su hijo.
- Limitar el tiempo de uso y evitar especialmente su uso nocturno.
- Sustituir el tiempo con pantallas por actividades interactivas padre-hijo.
- No permitir que los niños tengan sus propios dispositivos digitales hasta la adolescencia.
- Escoger programas o aplicaciones de calidad. Por ejemplo ver programas de TV en una segunda lengua no ayuda a aprenderla. Los niños van a aprender una nueva lengua sólo si pueden dar sentido a lo que escuchan (hablar con un familiar siempre en esa lengua en las situaciones de la vida cotidiana por ejemplo, o bien asistir a clases fuera de casa). Si no puedes entenderla, no puedes aprenderla. ¡Así de sencillo!

Para descargar el cartel en PDF pincha AQUÍ




Recsursos de consulta:
  • Textos adaptados de las extracciones de estudios aportados por el Equipo de Atención Temprana de Leganés. Curso 2017-18. Leganés (Madrid).
  • American Academy of Pediatrics.
  •  Webs reseñadas en el post.
  • Entrevista con Catherine L´Ecuyer : "Las pantallas perjudican la atención de los niños."

  Webs para más información:
  Otros post que tratan el tema:

2 comentarios:

  1. esta es una generacion que esta en constante desarrollo y con la tecnologia tienen mas posibilidad aun de evolucionar por su contacto con la informacion , debe haber un cierto control del ni;o con el celular pero se debe entender que la proxima generacion competitiva se va a determinar a travez del dominio de la tecnologia .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada cosa a tu tiempo. El cerebro del ser humano está preparado para trabajar con esa información a partir de las edades que como puedes leer más arriba se recomiendan. Ser competentes en las tecnologías no implica una sobre-exposición a ellas a edades demasiado tempranas. Cuando no respetamos el ritmo natural de los niños siempre existen consecuencias. Y se está viendo cuales son las consecuencias de los excesos y del poco criterio en el uso de las tecnologías

      Eliminar

Deja tu opinión...